Miércoles 18 de Enero 2023
TERELU CAMPOS

Terelu Campos revela aquello que la atormenta

A pesar de su sonrisa y sentido del humor, hay algo que no deja en paz a la presentadora.

Escrito en FAMOSOS el

La Navidad ya no es lo que solía ser y la misma Terelu lo afirma. Aunque entiende que es la manera en la que se podrá reunir con sus seres queridos y que quizás sirva para limar asperezas con su hermana,  ya no le importa que su San José tenga una mano menos o que se haya olvidado de comprar a los Reyes Magos en su visita a Plaza Mayor.

La presentadora ha manifestado lo que siente en estas fechas (Fuente: Twitter)

"El año pasado me volví loca comprando por internet un montón de adornos navideños y arbolitos diminutos", escribe Terelu Campos en su blog de 'Lecturas', aunque luego advierte: "Pues bien, no sé dónde los he guardado y no compró nada más" . Con esa pequeña frase refleja sus ganas de contagiarse del tan famoso espíritu navideño, pero también enseña cómo la realidad le demuestra que eso ya no es para ella.

En la cena estará junto a su hermana, su hija y su madre(Fuente: Twitter)

Esta actitud de la presentadora se debe a que hay algo que la atormenta, hay algo que no la deja en paz. Las ausencias pesan y los fantasmas de los que aquellos que ya no están, cargan su alma. La melancolía es propia de Terelu, cuyas últimas semanas han sido invadidas por la nostalgia y la reflexión sobre cada paso dado en su vida, pero se incrementa cuando se acerca esta fecha y cae en la cuenta de que en la mesa faltarán su padre, sus abuelos, su tío Juan, su tía Lely, Félix, la expareja de su madre y su tío Manolo, a quienes enumera con tristeza.

Hay muchas ausencias en su mesa (Fuente: Twitter)

El mundo tiende a darle una connotación muy negativa a los fantasmas, culpa de las películas de miedo y de las historias que no han sabido darles una buena publicidad. Sin embargo, aquellos que extrañamos, aquellas sillas vacías que no hacen más que demostrar el paso del tiempo, son solo las personas que alguna vez quisimos y que ya no están. Ellos son los que atormentan a la colaboradora, los que la aman, los que ama, pero los que también le muestran que nadie es eterno