Viernes 12 de Enero 2024
JUAN CARLOS I

A un año de la muerte de la Infanta Pilar, confidente del rey Juan Carlos

El emérito y doña Pilar mantuvieron una relación muy cercana, de afecto y, sobre todo, de complicidad.

Rey Juan Carlos y la infanta Pilar. Fuente: (Twitter)
Por
Escrito en FAMOSOS el

Doña Pilar dejó un gran vacío en la vida del rey Juan Carlos. El 8 enero de 2021, la infanta murió a causa del cáncer de colón, contra el que luchó durante meses con mucha fortaleza. A un año de su partida recordamos a una de las personas más importantes y cercanas al emérito.

Infanta Pilar y rey Juan Carlos. Fuente: (Twitter)

Madre de cinco hijos- que tuvo que criar sola- la infanta Pilar era la hermana mayor del rey Juan Carlos y, además, su confidente. Era ella quien sabía cada detalle de la vida íntima del emérito y de sus secretos de amor, según cuentan. Era él quien siempre acudía a su casa, en Puerta de Hierro, para comer junto a sus sobrinos.

Infanta Pilar y don Juan Carlos. Fuente: (Twitter)

Con inteligencia, un gran sentido político y sinceridad, la infanta siempre estaba al lado del rey emérito para aconsejarlo. Los hermanos tenían una gran complicidad y, por lo tanto, sentían gran afecto el uno por el otro, ya que don Juan Carlos también fue su apoyo total cuando falleció su marido, el abogado Luis Gómez-Acebo.

Don juan Carlos y sus hermanas Margarita y Pilar. Fuente: (Twitter)

Con cientos de valores que destacaban la personalidad de la infanta, siempre fue comprensiva, generosa y con un gran sentido del humor. Desde muy joven las muestras de su fuerte personalidad se revelaron, al renunciar a sus derechos sucesorios para casarse con quien verdaderamente amaba y con una ceremonia fuera de la realeza.

El rey Juan Carlos junto a Doña Sofía en el fallecimiento de la infanta Pilar. Fuente: (Twitter)

La relación de la infanta Pilar con doña Sofía nunca fue la mejor desde el principio, ya que al comienzo de su matrimonio con Juan Carlos I, la madre de Felipe VI tuvo que sufrir la intrusión de las hermanas del emérito y la complicidad con él. Por eso, sin duda alguna, a sus 84 años y en Abu Dabhi, el rey debe extrañar los consejos y el gran apoyo que recibía siempre de su querida hermana.