Martes 17 de Enero 2023
REY FELIPE

El enojo del rey Felipe VI

¡No acepta críticas!

El rey Felipe VI. Fuente: (Twitter)
Escrito en REALEZA el

Por lo general, nadie se aventura a contradecir al rey Felipe VI en público y menos si es una persona que trabaja para la familia real. Pero, al parecer, hubo alguien que juntó coraje y desveló los pormenores de la celebración de la boda entre el monarca y la reina Letizia. Sin embargo, según se informó, esto le generó severas consecuencias en su cargo como funcionario público.

EL rey Felipe VI y la reina Letizia fueron criticados. Fuente: (Twitter)

La fiesta, que consistió de 1200 invitados, fue organizada a todas pompas en el Palacio de la Zarzuela. Pero hubo una persona que no estuvo de acuerdo con el servicio de gastronomía y criticó el menú de la unión matrimonial, arriesgándose así de perder su cargo público. En este sentido, el invitado habría asegurado que la comida que se había servido era insuficiente por lo que él lo consideraba una falta de respeto hacia los allí presentes, más sabiendo que el presupuesto estaba más que asegurado para que el rey Felipe VI agasajara a las personas que había seleccionado para compartir ese momento tan especial en su vida. 

Miguel Ángel Revilla habló sobre el menú del casamiento del rey Felipe VI. Fuente: (Twitter)

El afamado político Miguel Ángel Revilla fue quien se animó a contradecir al rey Felipe VI y, consultado en un reconocido programa televisivo, señaló que el sofisticado plato había dejado hambrientos a los comensales. "Eran rodajas finas de pechuga", aseveró, por lo cual él y su esposa no pudieron saciar su apetito. Asimismo, el funcionario también aseguró que la entrada y los platillos secundarios también consistían de pequeñas porciones que no llegaban a completar un verdadero menú.

Los reyes de España se casaron en 2004. Fuente: (Twitter)

No obstante, fuentes extraoficiales a la corona habían afirmado que el rey Felipe VI se había presentado visiblemente molesto por la opinión de Revilla. Desde el despacho del dueño de a corona le realizaron un llamado telefónico en el que cuestionaron su actitud a tal punto que el dirigente pensó en dirimir de su cargo oficial. Pero hablando, los hombres se entienden, y desistió de la drástica idea para ofrecerle las disculpas correspondientes y así solucionar el conflicto entre caballeros. Las palabras de arrepentimiento fueron aceptadas por Su Majestad y todo ha quedado en el olvido, aunque el mensaje fue claro: no hay lugar para las críticas.