GRACE KELLY

Las princesas de Mónaco que le arruinaron la vida a Grace Kelly

Dos mujeres que le hicieron la vida imposible a la actriz que renunció a su carrera por amor.
martes, 26 de abril de 2022 · 05:30

En la superficie, la historia de Grace Kelly parece salida de un cuento de hadas. Una de las actrices más hermosas de Hollywood se enamora de un príncipe, renuncia a su carrera por amor y se convierte en la princesa más admirada del mundo. Pero, detrás de todo ese lujo, se encontraba una vida de sufrimiento provocada por dos mujeres que le hicieron la vida imposible: su suegra, la princesa Carlota Grimaldi, y su cuñada, la princesa Antoinette.

Grace Kelly. Foto: Twitter.

La madre de Rainero de Mónaco, la princesa Carlota Grimaldi, así como la duquesa de Valentinois, Antoinette Grimaldi, se encargó de hacérselas padecer a Grace Kelly desde que puso un pie en Mónaco en 1956. Es que, ante sus ojos, una muchacha proveniente del mundo de la actuación de Hollywood nada tenía que hacer respecto a la independencia de su país. Grace Kelly, ante sus ojos, no calificaba para tal tarea y se lo hicieron saber.

Grace Kelly junto a Rainiero de Mónaco. Foto: Twitter.

La historia de Mónaco siempre fue problemática. En Iberoshow ya te hemos contado sobre la historia de Carlota Grimaldi, la hija ilegítima de Luis II de Mónaco con una cantante de cabaret, Marie Juliette. La joven fue adoptada por su padre cuando cumplió los 20 años, transformándose en duquesa de Valentinois. Un año más tarde, su padre le arregló el matrimonio con Pierre de Polignac, con la finalidad de que engendre herederos, y lo cumplió: la primera en nacer fue Antoinette, y el segundo fue Rainiero. 

Carlota de Mónaco. Foto: Twitter.

Antonieta se convirtió en una chica con un carácter muy particular por varias razones: primero, siempre se habló de que su padre no era De Polignac sino que su madre se había embarazado de un amante antes de casarse. Luego, su madre le cedió el trono a su hermano, además del abandono de sus padres y la poca importancia que se le tuvo a su participación dentro de la familia real. Estas últimas cuestiones hicieron que se vuelva loca por conseguir el trono a toda cosa, intentando incluso derrocar a su propio hermano.

Antonieta de Mónaco junto a Alberto II de Mónaco. Foto: Twitter

Por eso, cuando Rainiero se casó con Grace Kelly la ira se apoderó del cuerpo de Antoinette, ya que esto tiraba todos sus planes por la borda. Si no podía tener el trono, lo que podía hacer era arruinarle la vida a la esposa de su hermano, ya que era lo único que podría satisfacerla, por lo menos un poco.

Antonieta de Mónaco junto a Alberto II de Mónaco. Foto: Twitter

Grace Kelly no la tuvo nada fácil desde antes de conocer a su suegra y a su queridísima cuñada. La joven actriz de 26 años no solo tuvo que pagar 2 millones de dólares de dote, sino que además tuvo que someterse a diversas pruebas de fertilidad para poder ser la esposa de Rainiero. Sin embargo, jamás se esperó encontrarse con los ataques despiadados de las familiares de su marido con los que se encontró en Mónaco. 

Grace Kelly y Rainiero de Mónaco en su boda. Foto: Twitter.

De acuerdo a lo escrito por Wendy Leigh, en el libro True Grace, una biografía sobre Grace Kelly, los meses previos y posteriores a su casamiento con Rainiero fuero realmente un calvario. "Fue humillada y extremadamente infeliz", aseguró la autora, que además explicó que la exactriz vivía rodeada de la decadencia y los peores contactos del príncipe.

Grace Kelly. Foto: Twitter.

Ambas actuaban con odio hacia ella por su envidia, porque deseaban su puesto. De hecho, en varias ocasiones, Grace Kelly aseguró que su suegra tenía más interés por los perros del palacio que por sus propios nietos. Además, testigos aseguran que su suegra no tenía ni una gota de cariño para con la esposa de su hijo, la despreciaba y todo se podía evidenciar en el trato que le dio a lo largo de los años. 

Grace Kelly junto a Rainiero de Mónaco. Foto: Twitter.

Un ejemplo claro es que Carlota jamás le regaló ni le prestó una joya a su nuera. Las legó de forma íntegra y póstuma a su nieta, Carolina de Mónaco. Sucede que para la madre de Rainiero, Grace Kelly cometió el imperdonable error de llevarse bien con su exmarido.

Diana de Gales junto a Grace Kelly. Foto: Twitter.

Seguro que, si haz leído hasta aquí, la historia de Grace Kelly te suene muy familiar. Lo cierto es que se podría trazar cierto paralelismo con el horror vivido por la propia Diana de Gales. De hecho, Lady Di y Grace tuvieron un encuentro cuando la primera tenía 19 años. En la charla, la esposa de Carlos le comentó que se sentía muy sola viviendo entre los Windsor, y Kelly le respondió: "No te preocupes querida, solo empeorará".

Enrique de Sussex y Meghan Markle. Foto: Twitter.

También se puede comparar con la historia de Enrique y Meghan Markle. Ella actriz y él miembro de la familia real. Meghan fue duramente discriminada por la corona británica por su color de piel, lo cual incluso la llevó a considerar quitarse la vida luego de dar a luz a su primer hijo, Archie.

Otras Noticias