Charlène de Mónaco

Charlène de Mónaco, otra vez ausente

Se acrecienta la preocupación por el estado de la princesa consorte.
viernes, 6 de mayo de 2022 · 11:50

Poco a poco, la princesa Charlène de Mónaco ha vuelto a la vida pública, con un renovado look y una formalidad excesiva. La esposa del príncipe Alberto II captó la atención de las cámaras tan pronto apareció junto a su familia en el último evento celebrado, hace días, en el Principado. Las primeras fotografías de la sudafricana han preocupado a sus seguidores, quienes aseguran que aún padece un malestar que solo ella y su entorno conocen. 

Charlene de Mónaco junto a la familia real
Charlène de Mónaco junto a su familia. Fuente: (GTRES)

El 30 de abril se realizó la característica carrera de Fórmula E de Mónaco. Fue allí donde la familia real monegasca apareció en público. Como es costumbre, el príncipe Alberto II ha acudido a esta celebración para más tarde entregar el premio al ganador de la ronda. Pero quien se robó los focos de las lentes fotográficas fue Charlène, quien recortó su cabello y lo tiñó de rubio platinado, tal vez con el objetivo de desviar las miradas. 

Charlène de Mónaco junto a sus hijos y a Alberto II
Charlène de Mónaco se presentó con un renovado look. Fuente: (GTRES)

La prensa que se mantuvo presente en el evento prestó atención a los gestos y movimientos de Charlène, quien pareció mantener una rígida estructura bajo una frialdad que limitó el contacto con su familia. El pequeño Jacques y la niña Gabriella actuaron como su padre, con total compostura, sin efectuar gestos de cariño hacia su madre. Además, el rostro de la princesa ya no era el mismo que aquel con el que solía presentarse ante el público. En su última aparición, quedó en evidencia su esfuerzo por simular una escena alegre, de la que su rostro nunca terminó de adoptarla. 

Charlène de Mónaco entrega un premio
Charlène de Mónaco entrega un premio junto a Gabriella. Fuente: (GTRES)

Tras un tiempo recluida de las cámaras y bajo sospechas por parte del mundo de la prensa de espectáculos, Charlène de Mónaco poco gozó del evento de Fórmula E como solía hacerlo en anteriores oportunidades, cuando lanzaba champaña a los corredores y entregaba los premios luciendo atuendos alegres. Este 30 de abril, el mundo occidental se sorprendió ante la aparición de una princesa triste, la que mantuvo con sus hijos un contacto casi nulo y donde pareció —otra vez— "ausente", a pesar de haber concurrido al evento.

Otras Noticias